“Clases” de cervezas, hablando claro…

0

Es habitual que en una conversación sobre cerveza termine saliendo el tema que cerveza te gusta más o menos, que cerveza consideras que es la mejor ” la buena” y cual la peor “la mala”.

Una cosa es el estilo al que pertenecen y que te agraden más o menos unos estilos u otros (hay “chiquicientos” estilos mas o menos diferentes de cervezas). Y otra cosa muy diferente es la división popular de las cervezas por clases, siendo dos; las “buenas” y las “malas”.

Esta pregunta me la hizo José Antonio “Ciudadano” García en el programa “Esto me Suena” en las tardes de RNE. Además de otras entrevistas de radio sobre cerveza, en programas de Javi Nieves, Carles Francino, Cristina López Schlichting (está última de ingrato recuerdo)…

Para mí solamente hay dos clases de cervezas; las “buenas” y las “muy buenas”.

Muy buena cerveza

Muy buena cerveza, excelente espuma, color… aroma y sabor.

Cuando hablamos de cervezas “malas” nos estamos refiriendo a cervezas que tienen algún tipo de contaminación por alguna circunstancia que no se ha cumplido con los principios básicos de limpieza e higiene de los ingredientes o en el proceso de elaboración o durante su almacenaje o en el punto de venta.

Buena cerveza, brillante, turbia (de trigo), espuma...

Buena cerveza, brillante, turbia (de trigo), espuma…

La cerveza es un producto natural que lleva levadura y por eso tenemos que cumplir con los protocolos de limpieza, higiene y conservación (evitar la luz directa –natural y artificial-, focos de calor y contrastes bruscos de temperatura) para que no se estropee y tengamos una cerveza “mala”. La cerveza de barril es de las cervezas que más cuidado hay que tener, para servir una cerveza buena hay que tener  muy en cuenta el tiempo que un barril lleva pinchado en la instalación, siendo muy importante la rotación. Barriles que lleven muchos días pinchados termina la cerveza cogiendo un mal sabor y aroma.

Cuando una cerveza se estropea por contaminación se hace notar por la vista, olfato, gusto… Sabores y aromas peculiares que comúnmente se identifican como un excesos de aroma herbal, manzana verde, avinagrado, percepción etílica excesiva o bien un sabor metálico muy marcado, a excesivo sabor a oxido entre otros…. Que producen un sabor y olor desagradable, picor en la lengua…

Una vez transmitida mi opinión, siempre observo la media sonrisa de mi interlocutor asintiendo con la cabeza. Recuerdo la del Ciudadano García y David Sierra en la entrevista que me realizaron en su programa.

Compartir

Sobre el autor

Dejar un comentario